jueves, 10 de abril de 2014

Hoy haremos un paréntesis a lo que se refiere a los profesionales y hablaremos sobre un aspecto preocupante para mucha gente: las raquetas.

Si no eres un jugador muy bueno o profesional, la raqueta no es lo fundamental; aunque no podemos escoger cualquier raqueta que nos venga bien. Hay que pensarselo y mirarlas todas detalladamente.

Últimamante han sacado bastantes raquetas: muchas Heat y Wilson nuevas y una marca que, después de un largo tiempo fabricando objetos de esquí, parece que han vuelto con el tenis y con gran hacierto: VÖLK. Parece que su regreso al tenis a estado fantástico; incluso se rumorea que profesionales y algún top 10 como Del Potro la están probando.



También tenemos que aprender a seleccionar la raqueta según nuestra forma física y tenística: el peso, si juegas más plano o más liftado, si te va mejor tener más potencia para que la bola te corra más, ... .

Una buena forma de seeccionar nuestra raqueta es ir eliminando las raquetas que no te gustan; por ejemplo, si a ti te gustan las que tienen el mango muy grueso, elimina definitivamente las que lo tienen fino. Así te quedarás con las que a ti te parezcan más cómodas.
 Una vez las tengas seleccionadas, intenta hacer todo lo posible para que te dejen probar cada una. Así verás muchas otras cosas que te pueden gustar de una raqueta (las cuerdas, la potencia que te coge la bola con cada una, ... ) hasta llegar a encontrar la raqueta que se te ajuste más a ti.

Te voy a dar el primer paso para encontrar tu raqueta ideal, que es simple pero importante.
Tienes que saber que tipo de jugador eres: competidor serio o profesional, aficionado o principiante.
Una vez te hayas situado, podrás empezar a seleccionar las raquetas que son aptas para tu nivel de juego.
Por ejemplo, las raquetas de los profesionales tienen la cabeza pequeña porque su impacto es el 90% de las veces en el centro, mientras que los aficionados la necesitan más grande ya que muchas veces no le pegan a la pelota por el centro.

Un error muy freqüente que muchas personas cometen es caer en la tentación de escoger una raqueta simplemente porque los colores son muy bonitos o porque tu ídolo tiene esa raqueta. A lo largo del tiempo te vas dando cuenta de que esa raqueta no se ajusta a ti y tienes que comprarte otra gastando un dinero que te podrías haberte ahorrado desde un principio. 

En definitiva, que es complicado escoger una raqueta. Sin embargo, si tú crees que esa raqueta es la mejor, entonces esa es la mejor raqueta del mundo para ti, sea de la marca que sea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario